Su nueva moqueta durará más tiempo siguiendo unas normas sencillas:

  • Pasando el aspirador regularmente sin frotar demasiado.
  • Quitando cualquier mancha o líquido derramado de manera inmediata.
  • Limpieza en húmedo cuando sea necesario y no más de una vez cada dos años.

Para lavar la moqueta, use un champú de espuma seca de primera calidad (que no deje residuos pegajosos) y que no sea alcalina.

  • Se rocían polvos absorbentes (polvos de talco), se cepilla la moqueta y más tarde se procede a pasar el aspirador. Esto rejuvenecerá su moqueta.
  • Cuando aplique espuma seca para una mancha localizada, pase una esponja húmeda y proceda con su aspirador una vez seca su moqueta.
  • Usar agua caliente cuando la moqueta esté muy sucia, sin humedecerla demasiado.
  • Para productos aceitosos o grasos, agentes limpiadores secos o spray quitamanchas.
  • El cuadro adjunto aconseja sobre los diferentes métodos para tratar las manchas de su moqueta y el orden en que deben ser probados.
  • No frote, la mancha se extendería. Aplique pequeñas cantidades y espere a que se seque antes de realizar nuevas aplicaciones. Colocar papel absorbente (por ejemplo papel higiénico) sobre la superficie limpiada, colocar peso encima y esperar a que se seque.
  • No usar nunca repelentes de manchas que contengan siliconas, esto no haría sino acelerar el ensuciamiento.

 

Tabla de aplicaciones