Al igual que con otros materiales, los suelos de fibras vegetales necesitan de unos cuidados específicos. A continuación os dejamos algunos de los más importantes, así como algunos consejos de mantenimiento. Esperemos que os sean de utilidad.

 

Limpieza

Zona de retención

Es importante establecer una zona de retención de suciedad cerca de las entradas a las áreas con este tipo de revestimientos, como por ejemplo falpudos tipo cepillo.

Limpieza diaria del polvo

Utilizando un aspirador que disponga de un cepillo de cerdas, a ser posible giratorio, no demasiado duro.

Limpieza en seco

Cuando ya la suciedad es persistente, se pueden adquirir en el mercado productos específicos para la limpieza en seco de este tipo de materiales.

 

Mantenimiento

  • No poner plantas, ni siquiera con recipientes para retener el agua, sobre este tipo de suelos.
  • Ambiente húmedo de al menos un 45% de humedad ambiental. Esto evitará que el material envejezca rápidamente.
  • De vez en cuando, debe ser limpiado por un profesional.
  • Aplicar tratamientos protectores. Alargarán y protegerán la vida de la fibra.
  • En el caso del bambú, es recomendable aplicar un aceite especial para que no pierda el color.
  • En caso de mancha, conviene actuar de forma rápida, eliminando los restos de fuera hacia dentro. En caso de que sea un líquido, utilizar papel absorvente. No aplicar cualquier quitamanchas, podría deteriorar la fibra.